El Dr. Coon es la mascota representativa de la
Universidad del CLEA.

Esta pensada en las características que tienen estos maravillosos mamíferos.

 

Los mapaches son miembros de la Familia Procyonidae, son distinguidos por una mascara negra a través de sus ojos y una cola mullida con cuatro hasta diez anillos. Las patas delanteras se asemejan a las manos humanas delgadas y hacen a los mapaches muy diestros; la traducción de su nombre científico latino es «antes del perro» y «limpiador», que hace referencia a su hábito de recoger y lavar la comida en ríos y masas de agua. Sus nombres en alemán (Waschbär), italiano (procione) y japonés (araiguma) se traducen vagamente por «oso limpiador».

La coloración de los mapaches es variada con su hábitat y rangos, son de colores gris, café rojizos y bronceados; son animales omnívoros. Comen plantas variadas, frutas y nueces, incluyendo uvas, cerezas, manzanas, caquis, bayas y bellotas salvajes, pueden también comer los melocotones, los ciruelos, los higos, los agrios, las sandias y las nueces.

Gran parte del planeta es acogedor para los mapaches y, según una nueva investigación, la posible área de distribución de estos enmascarados se expandirá a nuevas zonas ante el cambio climático.

Un estudio publicado en Scientific Reports analizó las condiciones climáticas idóneas para estos mamíferos norteamericanos en las zonas que habitan actualmente. A continuación, las extrapolaron a todo el planeta para determinar dónde era más probable que las variables medioambientales sustentaran las poblaciones de estos animales y cómo cambiarán con el calentamiento global.

El Museo Nacional de Historia Natural de París, Francia, explica que hallaron condiciones climáticas favorables para estos omnívoros flexibles en gran parte del mundo, en una zona que se expandirá considerablemente hacia el norte.

Esto solo contribuirá a la dispersión de estos animales, que ya se están propagando como especie introducida por gran parte de Europa, así como por Asia central y oriental. “Esta especie es capaz de afrontar una alta diversidad de condiciones medioambientales y bioclimáticas”, como los manglares caribeños, los bosques templados europeos o los bosques nevados de Norteamérica. Las condiciones climáticas de los modelos incluían variables relacionadas con el calor y la humedad, como la temperatura media anual, las precipitaciones anuales y la amplitud térmica diaria.

 

Un crecimiento global muy similar a la Universidad del CLEA.

 

Los mapaches pueden vivir en cualquier parte, en los nopales de Texas (en la foto), entre las coníferas de los bosques septentrionales o por los manglares del Caribe. Y su área de distribución está expandiéndose en muchas partes del mundo.

 

FOTOGRAFÍA DE KARINE AIGNER, NAT GEO IMAGE COLLECTION